Ileana Golcher

Sus Textos

viernes, 24 de marzo de 2017

Publicaciones académicas de Ileana Gólcher

1. GÓLCHER, Ileana. (1986). La unidad de trabajo como modelo de planeamiento curricular para la labor docente para la educación primaria y secundaria. Unesco. Oficina subregional de educación para América Latina y el caribe. San José, Costa Rica. Autora.
2. GÓLCHER, Ileana. (1988). Manual para la elaboración de diseños de investigación.Universidad de Panamá. Facultad de Comunicación social.  Autora y editora.
3. GÓLCHER, Ileana. (1988). Boletín Síntesis No. 1. Facultad de Comunicación Social. Universidad de Panamá. Editora y coautora.
4. GÓLCHER, Ileana. (1989). Catálogo del Centro de Documentación y Referencia. Universidad de Panamá. Facultad de Comunicación Social. Autora y editora.
5. GÓLCHER, Ileana. (1989). Introducción a la técnica de elaboración de cuadros estadísticos, gráficos y diagramas. Universidad de Panamá. Facultad de Comunicación Social. Autora.
6. GÓLCHER, Ileana. (1990). Metodología para la investigación social. Panamá. Editorial Ideas. Facultad de Comunicación Social. Autora y editora.
7. GÓLCHER, Ileana. (1991). Agenda de la comunicación. Panamá. Autora y editora.
8. GÓLCHER, Ileana. (1991). Encuestas y comunicación política. Panamá. Ministerio de Gobierno y Justicia. Boletín Syntagma. Año 8. No. 23. Segunda época Marzo- Abril.  Autora.
9. GÓLCHER, Ileana. (1992). El Ombudsman nueva figura por la libertad de expresión. Universidad de Panamá. Instituto de Criminología. Seminario Justicia y Libertad de Expresión. Ciudad Universitaria. Autora.
10. GÓLCHER, Ileana. (1992). Agenda de la comunicación.  Panamá. Autora y editora.
11. GÓLCHER, Ileana. (1992).  Metodología para la investigación social. Centro de Estudios Latinoamericanos. Panamá. Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena. CELA. Autora.
12. GOLCHER, Ileana, Manuel Almengor, y otros. (1992). La investigación en comunicación social en Panamá. Instituto Nacional de Cultura. Colección Dadalbe. Coautora.
13. GÓLCHER, Ileana. (1992).  El libro de texto como recurso innovador del proceso enseñanza aprendizaje. En: Reflexiones, enfoques y propuestas sobre el desarrollo educativo panameño. MINEDUC- UNESCO- PNUD- Panamá. Proyecto Movilizador de Apoyo a las acciones relevantes de Educación para todos en Autora de educadores panameños. Panamá. Convenio Andrés Bello. Ministerio de Educación. Coautora.
14. GÓLCHER, Ileana. (1993). La alfabetización informática: de los textos a las pantallas. Panamá. Ministerio de Educación. UNESCO. Proyecto movilizador. Revista El Movilizador. No. 5 Año 11. Autora.
      15.GÓLCHER, Ileana.(1993). Los textos escolares, generadores de contenidos sexistas.
           Revista UNICEF.Los niños primero. No. 2. Mayo. Autora
     16.GÓLCHER, Ileana. (1993). Cómo escribir libros de texto. Panamá. UNESCO.
      Autora y editora.
     17. GÓLCHER, Ileana. (1993). Los medios de comunicación social en la promoción de la literatura infantil. Memoria. Festival Iberoamericano de literatura infantil. Unicef. Panamá. Coautora.
     18.NATHAN, Vivian, Lilia Lara, Consuelo Tomás, Ileana Gólcher y otras. (1993). Mujer, prensa y poesía. Panamá. Coautora y editora.


      19. GÓLCHER, Ileana. (1993).Buena Vida. Mensuario de periodismo científico. Ministerio de Salud. Panamá. 6 Ediciones. Jefa de Redacción y coautora.
     20.GÓLCHER, Ileana.(1993). Homenaje a Ricardo Miró. UNESCO. Libro casete. Panamá productora.
     21.GÓLCHER, Ileana. (1993).Poesía infantil.UNESCO. Panamá. Libro casete. Productora
  22.GÓLCHER, Ileana. (1993). Agenda de la Comunicación. Panamá. Autora y editora.
  23.GÓLCHER, Ileana, Carmen Núñez. (1993).  Plan Nacional Mujer y desarrollo. Construyamos el futuro con equidad. Coautora.
24.GÓLCHER, Ileana. (1994). Homenaje a José Franco.Morgan y Morgan.  Panamá. Libro casete. Productora.
 25..Antología de educadores panameños.(1994). Panamá. Ministerio de Educación.
           Compiladora.
  26..GÓLCHER, Ileana.(1995).  Escriba y sustente su tesis. Panamá. Autora y  
           editora.
   27..Prácticas y desafíos de la tolerancia en Panamá. (1995).  Panamá. UNESCO. Coautora y editora.
28.GÓLCHER, Ileana. (1995). Revista Debate Educativo. No.1. Editora y coautora.
    29.GÓLCHER, Ileana. (1995). Presencia de la UNESCO en Panamá. Revista. Panamá. UNESCO. Autora y editora.
    30.GÓLCHER, Ileana.(1995). Memoria del Encuentro de Mujeres Políticas. Panamá. Parlamento centroamericano. PARLACEN. Autora.
    31. GÓLCHER, Ileana. Homenaje a Stella Sierra. (1996). Panamá. Libro casete. Productora.
    32. GÓLCHER, Ileana.(1996).Revista La familia panameña. Propósito y realidad. Editorial Universitaria. Coautora y editora.
   33.PICÓN, César. (1996). Cultura de Paz. Su Cátedra en Panamá. Cuadernos de la paz No.1. UNESCO. Panamá. Editora.
34..RUILOBA, Rafael. (1996). Tolerancia y educación. Cuadernos de la paz No.2. Panamá. UNESCO. Editora.
35.TUNERMANN, Carlos. (1996). Seguridad, cultura, medio ambiente y población. Cuadernos de la paz No. 3. UNESCO. Editora.
 36..GÓLCHER, Ileana.(1996). La defensoría del pueblo: un ejemplo de democracia participativa. Cuaderno de la paz No. 4. UNESCO. Compiladora y editora.
 37.STAFF, Mariblanca. (1996).Mujer, violencia en las relaciones de pareja y legalidad. Cuadernos de la paz No. 5. UNESCO. Panamá. Editora.
38.MENCHÚ,  Rigoberta. (1996).El respeto a la diversidad, también es la paz. Cuadernos de la paz No. 6. UNESCO. Panamá. Editora.
39..STAVENGAHEN, Rodolfo. (1996).La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO. Cuadernos de paz No. 7 UNESCO. Panamá. Editora.
40.TUNNERMANN, Carlos. (1996). Cultura de paz: nuevo paradigma para centroamérica. Cuadernos de paz No. 8. UNESCO. Panamá. Editora.
41. Los nuevos desafíos de la educación panameña. (1996).UNESCO. Panamá. Coautora y editora.
42. La educación encierra un tesoro. (1996).Compendio. Informe a la UNESCO de la Comisión internacional sobre la Educación para el siglo XXI. PANAMÁ. Unesco. Editora.
43. MEDINA, Guillermo. (1996). La Cátedra multigrado en Panamá. Ministerio de Educación. UNESCO. Panamá. Editora
44..Mujeres panameñas frente al siglo XXI. (1996). Universidad de Panamá. Instituto de la Mujer. UNESCO. Editora y coautora.
45.GÓLCHER, Ileana. (1996). Hospital Amigo de los Niños y las Niñas. Hospital Amador Guerrero. UNICEF. Memoria. Redactora.

46.Ética para nuestro tiempo. (1997). UNESCO. Panamá. Editora y coautora.
47.GÓLCHER, Ileana. (1997). Mujeres que se atreven. En busca de la equidad. Panamá. Compendio de artículos periodísticos. Autora y editora.
48.Travesía literaria por el Canal de Panamá. (1997).  UNESCO. Panamá. Libro y casete. Editora y coautora.
49.Giovanna Benedetti, César Picón, Dimas Lidio Pitty y otros. Presentación de la obra Travesía literaria por el canal de Panamá. Panamá. UNESCO. Editora.
50.Primer repertorio de mensajes de cultura de paz. (1997). UNESCO. Panamá.  Coautora y editora.
 51.BOYD DE PÉREZ BALLADARES, Dora. (1997). Un Pacto con mi pueblo. Discursos de la Primera Dama de Panamá. Editora.
52.Cultura de Paz en la pintura panameña. (1997) Catálogo. UNESCO. Panamá. Editora.
53.Transformando la educación panameña desde la sociedad civil. (1997). UNESCO. Coautora y editora.
54.RAMÍREZ OCAMPO, Augusto. (1997).  El Ombudsman y la cultura de los derechos humanos y de la paz. Editora.
55.Primer Congreso Latinoamericano de Periodismo. Centro latinoamericano de periodismo. (1997). CELAP. UNESCO. Editora.
56.GÓLCHER, Ileana. (1997). Homenaje a Elsie Alvarado de Ricord. Libro    casete. Productora.
57.FUKUDA, Junia Leonel, Mariela Arce. (1997).Ser mujer entre luces y sombras. Panamá. UNICEF. Centro de Estudios y Acción Social. Coautora.
58.GÓLCHER, Ileana. (1998). Agenda de la comunicación. Panamá. Autora y editora.
59.7ma. Conferencia de Esposas de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas. Memoria. (1998).  Banco Latinoamericano de Desarrollo. Relatora y editora.
60. GÓLCHER, Ileana. (1998). Directorio Nacional de productores en proceso hacia la agricultura orgánica. UNESCO. Panamá. Redactora y editora.
61.GÓLCHER, Ileana. (1998). Material didáctico y derechos humanos. UNESCO. Panamá. Redactora y editora.
62.TUNERMANN,  Carlos. (1998). En el umbral del siglo XXI. Desafíos para los educadores y la educación superior. UNESCO. Panamá. Editora.
63.Patria y Saloma. Décimas panameñas por los derechos humanos. (1998).  UNESCO. Panamá. Libro y casete. Editora y productora.
64. Prácticas ejemplarizantes de cultura de paz. (1998).  UNESCO. Panamá.  Editora y coautora.
65.Cartas médicas para una vida saludable. (1998). Unesco. Panamá. Editora.
66.Pueblos indígenas de Panamá: Hacedores de cultura y de historia. (1998).  UNESCO. Panamá. Coautora y editora.
67.Innovaciones educativas para transformar la educación panameña. (1998). UNESCO-Panamá. Coautora y editora.
68. TUNNERMANN, Carlos. (1998).  Rubén Darío y la España del 98. UNESCO-Panamá. Editora.
69.MORENO, Edilma, Luis A. López, Exonobel Quintero y otros. (1998). Temas de nuestro tiempo. Panamá. Editora.
70.DOMÍNGUEZ Caballero, Diego, Pedro Rivera, Luis Oscar Miranda, Ileana Gólcher y otros.(1998). Ética para nuestro tiempo. Panamá. UNESCO. Coautora y editora.
71. RAMÍREZ OCAMPO, Augusto. (1998).El Ombudsman y la cultura de los derechos humanos y de la paz. Panamá. UNESCO.  Editora.
72.GÓLCHER, Ileana. (1997)Testimonio de una victoria: la derrota de un cáncer metastásico. Panamá. Autora y editora.
73.GÓLCHER, Ileana. (1999).Medios de comunicación y derechos humanos de las mujeres. Centro de Estudios y Capacitación Familiar. Panamá.Coautora.
74.GÓLCHER, Ileana. (1999).Mujeres... ¿ Qué pasó? En: Suplemento Agenda Política de las Mujeres. UNICEF. Centro de Estudios y Capacitación Familiar. La Prensa. Septiembre. Autora.
75.GÓLCHER, Ileana. (1999). Indicadores de Excelencia. Universidad Católica Santa María La Antigua. Panamá. Redactora y editora.  
76.LEIS, Raúl, Francisco Herrera, Yolanda Marco, Ramón Mon y otros. (1999). Este país, un canal: Encuentro de culturas. Panamá. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Chile. Centro de Estudios y Acción Social. Editora.
77.GÓLCHER, Ileana. (1999). Indicadores de Excelencia. Universidad Católica Santa María La Antigua. Panamá. Redactora y editora.
78.La protección integral de la niñez y la adolescencia. Un nuevo paradigma. (1999). UNICEF. Fondo de Población de las Naciones Unidas. Órgano Judicial.  Editora.
79.GÓLCHER, Ileana. (2000). Agenda de la comunicación. Panamá. Autora y editora.
80.GÓLCHER, Ileana. (2000). Escriba y sustente su Tesis. Metodología para la investigación social. Panamá. Autora y editora.
81..La protección integral de la niñez y la adolescencia. Un nuevo paradigma. (2000). UNICEF. UNFPA. Asociación de Magistradas y Juezas de Panamá. Panamá. Editora.
82.Suplemento Niñez y adolescencia. (2000).Situación, logros y desafíos. Panamá. UNICEF. Diario La Prensa. Septiembre. Editora.
83.GÓLCHER, Ileana. Denis de Sibauste.(2000). La calidad editorial. Un logro colectivo. Panamá. En: Revista Pauta. No. 87. Redactora.
84.GÓLCHER, Ileana. (2001). Testimonio de una victoria: La derrota de un cáncer metastásico. 2ª. Edic. Panamá. Editorial Mar Adentro. Autora y editora.
85.GÓLCHER, Ileana.(2001). Escriba y publique su libro. Panamá. Autora y editora.
86.GÓLCHER, Ileana. (2001). Modelo Metodológico de Investigación Acción para desarrollar la Escuela Coeducativa en el nivel de Educación Básica General. Panamá. Ministerio de Educación.  Proigualdad. Autora y editora.
87.GÓLCHER, Ileana. (2001). Los medios de comunicación social: aliados de la comunicación y la cultura. Foro Nacional de la Educación Panameña “ Por la calidad, la pertinencia y la Equidad”. Asamblea Legislativa. Panamá. Comisión de Educación, Cultura y Deporte. Hotel Panamá. Autora
88.GÓLCHER. Ileana.(2001). Mercadeo de libros en Panamá. Mimeo. Panamá. Material de Apoyo para el seminario taller. Escriba y Publique su libro. Agosto. Autora.
89.Políticas públicas para la equidad de géneros. (2001). Mujeres panameñas en los medios de comunicación. Nuevos desafíos en el siglo XXI. Panamá. Instituto de la Mujer. Universidad de Panamá. Agosto. Coautora.

90.GÓLCHER, Ileana. (2002). Participación de la mujer en los medios de comunicación social: Situación actual, logros y nuevos desafíos. III Informe Nacional Clara González Situación de la Mujer en Panamá. Ministerio de la Juventud, la Mujer, la Niñez y la Familia. ProIgualdad.  Editora y coautora.
91.GÓLCHER, Ileana. (2002). Guía metodológica para el uso del Maletín didáctico itinerante Red de Escuelas “ Enseñar y Aprender en Igualdad”. Panamá. Ministerio de Educación. Programa de Promoción de la Igualdad de Oportunidades. PROIGUALDAD. Autora.
92.CONSEJO DE RECTORES DE PANAMÁ.(2002). Primera Jornada de Innovaciones educativas  universitarias. Programa de Cooperación horizontal del Gobierno Argentino. SENACYT. Gobierno de México. Coautora y editora.
93.GÓLCHER, Ileana. (2003).Escriba y Sustente su Tesis. Panamá. Editorial Letras Panameñas. Autora y editora
94.GÓLCHER, Ileana. (2003). Situación de los privados de libertad. Sistema Penitenciario y Administración de Justicia. Alianza Ciudadana Pro Justicia. Panamá. Autora y editora.
95.Panamá: Itinerario de una Nación. 1903- 2003. El Hombre de la Mancha. Editorial Letras Panameñas. Panamá. Editora.
96..Protocolo para la atención a víctimas. (2004). Ministerio Público. Procuraduría General de la Nación. Panamá. Editora
97.Currículum de la Carrera de Instrucción Judicial. (2004). Ministerio Público. Procuraduría General de la Nación. Banco Interamericano de Desarrollo. Panamá. Editora.
98.Guías metodológicas de Diligencias Judiciales. (2004). Ministerio Público. Procuraduría General de la Nación. Panamá. Editora.
99.GÓLCHER, Ileana. (2005). Agenda de la Comunicación 2005. 8ª. Edición. Panamá. Editorial Letras Panameñas. Autora y editora
100. Revista Investigación y Pensamiento Crítico. (2005). Universidad Católica Santa María La Antigua. Segunda Época. Vol. 1. No. 2. Wong Vega, Luis, Jaime Cheng e Ileana Gólcher. Análisis comparativo de la gestión de la investigación universitaria panameña. Panamá. Coautora.
101. GÓLCHER, Ileana, Mariblanca Staff, Haydee de Espino. (2007). Agenda Mujeres. Panamá. Coautora y editora.
102.Cien mujeres por la vida y la dignidad nacional. (2006). Universidad de Panamá. Facultad de Humanidades. Panamá. Coautora y editora.
103.GÓLCHER, Ileana. Agenda de la comunicación. (2007). 9ª. edic. Panamá. Editorial Letras Panameñas. Autora y editora.
104. IV Informe Nacional Clara González. Situación de la Mujer en Panamá. 2002-2007. (2008). Ministerio de Desarrollo Social. Panamá. Editora.
105.GÓLCHER, Ileana. (2006). Maestros del color y la creatividad: ¡ Viva la imagen¡ Panamá. Autora y editora.
106.GÓLCHER, Ileana. (2006).Testimonio de una victoria. La derrota de un cáncer metastásico. Panamá. Autora y editora.
107.GÓLCHER, Ileana. (2007). Seis pasos para una incidencia efectiva en la reforma del sistema de justicia. La experiencia de Alianza Ciudadana Pro justicia. USAID. Alianza ciudadana pro justicia.  Autora y editora.
 108.Memorias. Historia de una década. (2008). Universidad Especializada de las Américas. Panamá. Editora.
 109. GOLCHER, Ileana. (2008). Diagnóstico sobre el manejo del trabajo infantil en los diarios nacionales de Panamá. Organización internacional del Trabajo. OIT. Programa internacional para la erradicación del trabajo infantil. Coordinación de Panamá. Autora.
110.GÓLCHER, Ileana. (2009). Agenda de la comunicación. Panamá. Editorial Letras Panameñas. 10ª.edición. Autora y editora.
 111..Los mejores 8 años. Desde el embarazo hasta los ocho años. (2009) Universidad Especializada de las Américas. UNICEF. Panamá. Coautora y editora.
112..Desde las mujeres para la sociedad. Nuestras demandas siguen vigentes en el Panamá del siglo XXI. Panamá. Agenda económica de las mujeres, UNIFEM. Editora.
113.Experiencias sobresalientes en educación inclusiva en Panamá. (2010). Secretaría Nacional de Discapacidad. SENADIS. Panamá. Coautora y editora.
114.GÓLCHER, Ileana. (2010). Experiencias de Fami Empresarios en Panamá. Secretaría Nacional de Discapacidad. Panamá.  Autora y editora.
115.PRADO, Enith de, Nicolasa Terreros. (2010). Estudio exploratorio sobre el sector Turismo con enfoque de género en seis países de Centroamérica. Panamá. Agenda económica de las mujeres. AGEM. Editora.
116.PATIÑO, Ana E. Equipo del Centro de Investigación de la Facultad de Economía. CIFE.  (2010). Emprendimiento económico de las mujeres y acceso al crédito. Universidad de Panamá. Editora.
117. FIGUEROA, Ángela. (2010).Propuesta de incorporación de la perspectiva de género en el Sistema Nacional de Inversión Pública. Panamá. Agenda económica de las mujeres. Editora.
118..FIGUEROA, Ángela. (2010). Propuesta de indicadores económicos con enfoque de género (trabajo para el eje regional de estadística) Panamá. Editora.
119.MARCO SERRA, Yolanda, Xiomara Rodríguez, Rosa Arrocha, Maura Núñez. (2010). Trabajo doméstico remunerado (COMMCA-UNIFEM). Panamá. Agenda Económica de las Mujeres. Editora.
120.DE LEÓN, Aracelly, Nicolasa Terreros Barrios. (2010). Apertura Económica, Género y pobreza en el Istmo Centroamericano. Panamá. Agenda Económica de las mujeres. Instituto Nacional de la mujer. Agencia Sueca de Desarrollo internacional. Editora.
121..DE LEÓN, Aracelly, Nicolasa Terreros Barrios.  (2010). Perfil de género de la economía panameña.
122. CANDANEDO, Jacqueline. (2010).Propuesta de transversalización de género en el INADEH. Panamá. Agenda económica de las mujeres. Editora.
123.BOLAÑOS, Vielka. (2010). Inventario de Buenas Prácticas Laborales para la equidad de género. Panamá. Agenda económica de las mujeres. Editora
124.RODRÍGUEZ MOREJÓN, Xiomara. (2010). Diseño del Observatorio de Género y Economía. Xiomara Rodríguez. Panamá. Editora.
125.ARROCHA, Rosa. (2010). Brechas salariales de género. Panamá. Editora.
126.GUTIÉRREZ, Francisco. (2010). Indicadores económicos con enfoque de género. Panamá. Agenda económica de las mujeres. Panamá. Editora.
127.GÓLCHER, Ileana. (2010). Memoria Agenda económica de las Mujeres. AGEM. Panamá. Autora y editora.
128.GÓLCHER, Ileana. (2011). Escriba y sustente su tesis. Metodología para la investigación.  7ª. edic.  Panamá. Autora y editora.
129.HORMECHEA, Waleska, Aida Jurado, Raúl Enrique Olmos y otros. (2011). Manual de audiencias previas al juicio oral en el Sistema Acusatorio. Rule of Law Initiative. American Bar Association. Panamá. Editora.
130.ABOOD, Gilberto. (2011). Recordar para renacer. Panamá. Editora y prologuista.
131.GONZÁLEZ REVILLA, Antonio. (2012). Ciudadano universal. Memorias del Dr. Antonio González Revilla. Editora.
132. ZOHARA, Praxda. (2012) Sobre tus hombros. Cartas a un padre. Panamá. Editora Novo Art. S.A. Prologuista y editora.  
133.GÓLCHER, Ileana. (2012). Movimiento ciudadano por el fortalecimiento de la identidad nacional. Panamá. Compiladora.
134.VÉLIZ AROSEMENA, Moisés. (2012)  COPA Airlines y el siglo 21. 2ª. Edic.  Panamá. Editora Novo Art. Editora.
135.CASTRO, Francisco. (2012)  Fusión y sabor. Panamá. Editora.
136.GÓLCHER, Ileana. (2012). 35 libros: cómo escribirlos. Disco compacto. Panamá. Autora y editora.
137.GAGO SALINERO, Ricardo. (2012). Un coleccionista del siglo XXI. Panamá. Editora.
138.GÓLCHER, Ileana. (2013).Testimonio de una victoria. La derrota de un cáncer metastásico. 4ª. edic. Panamá. Autora y editora.
139.ARROCHA, Nicolás, Centeno, Mario, Díaz Fernando, Forte, Verónica, Gómez, Lourdes, Peralta, Ariadne, Ruíz Randol, Wald, Lupe. Ocho cuentan 33. Cuentos y narraciones. Panamá. (2014). Prologuista y editora.
140.GAGO SALINERO, Ricardo. (2014). Celebrando los 100 años del Canal de Panamá). Panamá. Editora Novo Art. S.A. Editora
141.GÓLCHER, Ileana. (2015). Agenda de la comunicación. 11ª. edic. Panamá. Autora y editora.
 142.Universidad Santa María La Antigua. 1965- 2015. 50 años de formación integral. (2015). Panamá. Coordinadora de la edición.
143.NARVAÉZ, Leandro. (2015). Todos los marcianos son iguales. Romper paradigmas para gestionar el éxito. Panamá. Editora.
144. NASH ROJAS, Claudio, Gabriel Hernández López y otros.                                                           Cooperación Sur- Sur. Nuevas  miradas  a los derechos de la niñez. (2015). Panamá. UNICEF. Facultad  Latinoamericana de Ciencias Sociales. Facultad Latinoamericana de ciencias sociales. UNICEF. Panamá. Editora.
145.SAAVEDRA, Xenia Judith.(2015).Esencia de vida. Artista- maestra- madre. Panamá. Editora.
           146.CENTENO, Mario. (2016). Cabalgata de cuentos. Panamá. Prologuista y editora.
           147. ROSSETTI, María A. (2016).Un ocaso, una vida. Panamá. Editora.
          148.ARROCHA, Lesbia, Ana Carvajal, Saúl Carvallo Portugal, José Crisol Calatrava, Marengo,    
          Juan Carlos, Yislean Murillo. (2016). Luces en el camino. Cuentos sobre valores. Panamá.    
          Prologuista y editora.
          149.DE DIANOUS, de Arango, Clelia. ( 2016)  Gracias Carlota: mi maestra silenciosa. Panamá.  
           Editora.
         150.HÉRNANDEZ, Nelson. (2016). El canal para  niños. Panamá. Museo del Canal. Museo del
          canal. Alcaldía de Panamá. Manzanillo International Terminal. Editora.
          151. LEWIS, Mario. La comunidad china en Panamá, bajo el lente de Carlos Endara. (1890-  
          1940).  (2017). Panamá. Editora.
          152.  CHAN, Aquiles. (2017). Existencia: jugando con la creación. Panamá.  Editora.
           153.GÓLCHER, Ileana. ( 2017).Escriba y sustente su tesis. Metodología de la investigación.      
           7ª.  Edic. Primera reimpresión. Panamá. Autora y editora.
         154. GÓLCHER, Ileana. (2017).Escriba y publique su libro. 3ª. Edic. Panamá. Autora y editora.

jueves, 23 de marzo de 2017

El libro de las preguntas. Pablo Neruda

CONVERSAR CON  NERUDA

NERUDA, Pablo.  Libro de las preguntas. Buenos Aires. Losada. 1974

Le invitamos a responder estas preguntas. Es una excelente estrategia para activar la imaginación. Puede efectuar el ejercicio desde diferentes perspectivas. Como poeta, con mentalidad científica, con sentido de humor, como docente que busca indagar el sentido oculta de la vida, u otra opción que le parezca interesante. La extensión puede ser breve o en un par de líneas.  

De rienda suelta a su imaginación. Si alguna interrogante le resulta compleja, puede guardar silencio.
Opciones: Responder como filósofo, como poeta, con humor, como realmente respondería usted o algún personaje célebre.



  1. ¿Por qué los inmensos aviones no se pasean con sus hijos?


  1. ¿Cuál es el pájaro amarillo que llena el nido de limones?


  1. ¿Por qué no enseñan a sacar miel del sol a los helicópteros?


  1. ¿Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina?


  1. Si he muerto y no me he dado cuenta ¿a quién le pregunto la hora?


  1. ¿De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia?


  1. ¿Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas?


  1. Si se termina el amarillo…¿ con qué vamos a hacer el pan?


  1. Dime, la rosa está desnuda o sólo tiene ese vestido?


  1. ¿Por qué los árboles esconden el esplendor de sus raíces?


  1. ¿Quién oye los remordimientos del automóvil criminal?

  1. ¿Hay algo más triste en el mundo que
un tren inmóvil  en la lluvia?

  1. ¿Cuántas iglesias tiene el cielo?


  1. ¿Por qué no ataca el tiburón a las impávidas sirenas?

  1. ¿Conversa el humo con las nubes?


  1. ¿Es verdad que las esperanzas deben regarse con rocío?

  1. ¿Qué guardas bajo tu joroba?  Dijo un camello a una tortuga

  1. Y la tortuga preguntó:  ¿Qué conversas con las naranjas?

  1.  ¿ Tiene más hojas un peral, que buscando el tiempo perdido?


  1. ¿Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas?

  1. ¿ Por qué Cristóbal Colón np pudo descubrir  a España?

  1.  Y a quién le sonríe el arroz con infinitos dientes blancos?

  1. ¿ Quiénes gritaron de alegría cuando
nació el color azul?

  1. ¿ Cómo conocieron las uvas la propaganda del racimo?

  1. ¿ De qué se ríe la sandía cuando la están asesinando?

  1. ¿ Es verdad que el ámbar contiene las lágrimas de las sirenas?

  1. ¿ Quién despierta al sol cuando duerme sobre su cama abrasadora?

  1. ¿ Por qué no amanece en Bolivia
desde la noche de Guevara?

  1. ¿ Qué pesan más en la cintura,
los dolores o los recuerdos?

  1. ¿ Cuándo lee la mariposa
lo que vuela escrito en sus alas?


EJEMPLO:
CONTESTANDO LAS PREGUNTAS DE PABLO NERUDA
Por: Giselle Buendía
¿Por qué los inmensos aviones no se pasean con sus hijos?
Porque todavía no tengo hijos.
¿Cuál es el pájaro amarillo que llena el nido de limones?
No es pájaro – es pájara; no es amarilla – es pinta; y con su pico recoge las hojas y con las alas recoge la flor. (canción infantil).
¿Por qué no enseñan a sacar miel del sol a los helicópteros?
Porque el zumbido de sus hélices asustaría a las tímidas nubes. (qué abejorros más raros).
¿Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina?
En la joroba del camello.
“¿Qué guardas bajo tu joroba?” Dijo un camello a una tortuga.
La tortuga contestó: los elefantes que sostienen al mundo.
Y la tortuga preguntó: ¿qué conversas con las naranjas?
Hablamos del amor, ellas son las expertas.
¿Tiene más hojas un peral que buscando el tiempo perdido?
El tiempo tiene más hojas perdidas.
¿Por qué se suicidan las hojas cuando se siente amarillas?
Porque perdieron la verde esperanza.
¿Es verdad que las esperanzas deben regarse con rocío?
Si, y a veces también con lágrimas.
¿Hay algo más triste que un tren inmóvil en la lluvia?
Una cama vacía. (García Márquez, Crónica de una Muerte Anunciada)

¿Quién oye los remordimientos del automóvil criminal?
Sólo el asfalto enlutado.
¿Si he muerto y no me he dado cuenta, a quién le pregunto la hora?
A nadie, esa era la última hora.
¿Cuántas iglesias tiene el cielo?
Un sólo cielo, todas las iglesias.
¿Conversa el humo con las nubes?
Sí, pero lo hacen en lengua apache.
¿De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia?
De la pluma del gallo.
¿Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas?
Entre las flores.
Dime, ¿la rosa está desnuda o sólo tiene ese vestido?
Está desnuda, pero ojo que también está armada!
¿Por qué los árboles esconden el esplendor de sus raíces?
Para poder surgir, como el fénix de entre las cenizas.
¿Si se termina el amarillo, con qué vamos a hacer el pan?
Con la harina nocturna de la luna llena.
¿Por qué no ataca el tiburón a las impávidas sirenas?
Porque ahora ellas cantan desde los enormes barcos.
Panamá, 20 de octubre de 2004.
                    

























































                                  NERUDA POR NERUDA

                                     Por mi parte, soy
 o creo ser
 duro de nariz,
mìnimo de ojos, escaso de pelos en la cabeza
creciente de abdomen, largo de piernas
ancho de suelas, amarillo de tez, generoso de amores
imposible de cálculos, confuso de palabras,




















































tierno de manos, lento de andar,
inoxidable de corazòn, aficionado a las estrellas, mareas, maremotos, admirador de escarabajos, caminante de arenas, torpe de instituciones, chileno a perpetuidad, amigo de mis amigos, mudo de enemigos, entrometido entre pàjaros, mal educado  en casa, tìmido en los salones,
arrepentido sin objeto, horrendo administrador, navegante  de boca, y yerbatero de la tinta
discreto entre los animales, afortunado de nubarrones,
investigador en mercados, oscuro en las bibliotecas,
melancòlico en las cordilleras, incansable en los bosques,
lentìsimo en las contestaciones, ocurrente años después,
vulgar durante todo el año, resplandeciente con mi cuaderno,
monumental de apetito, tigre para dormir, sosegado en la alegrìa,
inspector del cielo nocturno, trabajador invisible, desordenado,
persistente, valiente por necesidad, cobarde sin pecado,
soñoliento de vocaciòn, amable de mujeres, activo por padecimiento,
poeta por maldición y tonto de capirote.





martes, 21 de marzo de 2017

Discurso de Gabriel García Márquez. Premio Nobel.





 La soledad de América Latina


Discurso que Gabriel García Márquez dio al recibir el Premio Nobel de Literatura, en 1982


Antonio Pigafetta, un navegante florentino que acompañó a Magallanes en el primer viaje alrededor del mundo, escribió a su paso por nuestra América meridional una crónica rigurosa que sin embargo parece una aventura de la imaginación. Contó que había visto cerdos con el ombligo en el lomo, y unos pájaros sin patas cuyas hembras empollaban en las espaldas del macho, y otros como alcatraces sin lengua cuyos picos parecían una cuchara. Contó que había visto un engendro animal con cabeza y orejas de mula, cuerpo de camello, patas de ciervo y relincho de caballo. Contó que al primer nativo que encontraron en la Patagonia le pusieron enfrente un espejo, y que aquel gigante enardecido perdió el uso de la razón por el pavor de su propia imagen.

Este libro breve y fascinante, en el cual ya se vislumbran los gérmenes de nuestras novelas de hoy, no es ni mucho menos el testimonio más asombroso de nuestra realidad de aquellos tiempos. Los cronistas de Indias nos legaron otros incontables. Eldorado, nuestro país ilusorio tan codiciado, figuró en mapas numerosos durante largos años, cambiando de lugar y de forma según la fantasía de los cartógrafos.

En busca de la fuente de la Eterna Juventud, el mítico Alvar Núñez Cabeza de Vaca exploró durante ocho años el norte de México, en una expedición venática cuyos miembros se comieron unos a otros y sólo llegaron cinco de los 600 que la emprendieron. Uno de los tantos misterios que nunca fueron descifrados, es el de las once mil mulas cargadas con cien libras de oro cada una, que un día salieron del Cuzco para pagar el rescate de Atahualpa y nunca llegaron a su destino. Más tarde, durante la colonia, se vendían en Cartagena de Indias unas gallinas criadas en tierras de aluvión, en cuyas mollejas se encontraban piedrecitas de oro.

Este delirio áureo de nuestros fundadores nos persiguió hasta hace poco tiempo. Apenas en el siglo pasado la misión alemana de estudiar la construcción de un ferrocarril interoceánico en el istmo de Panamá, concluyó que el proyecto era viable con la condición de que los rieles no se hicieran de hierro, que era un metal escaso en la región, sino que se hicieran de oro.

La independencia del dominio español no nos puso a salvo de la demencia. El general Antonio López de Santana, que fue tres veces dictador de México, hizo enterrar con funerales magníficos la pierna derecha que había perdido en la llamada Guerra de los Pasteles. El general García Moreno gobernó al Ecuador durante 16 años como un monarca absoluto, y su cadáver fue velado con su uniforme de gala y su coraza de condecoraciones sentado en la silla presidencial.

El general Maximiliano Hernández Martínez, el déspota teósofo de El Salvador que hizo exterminar en una matanza bárbara a 30 mil campesinos, había inventado un péndulo para averiguar si los alimentos estaban envenenados, e hizo cubrir con papel rojo el alumbrado público para combatir una epidemia de escarlatina. El monumento al general Francisco Morazán, erigido en la plaza mayor de Tegucigalpa, es en realidad una estatua del mariscal Ney comprada en París en un depósito de esculturas usadas.

Hace once años, uno de los poetas insignes de nuestro tiempo, el chileno Pablo Neruda, iluminó este ámbito con su palabra. En las buenas conciencias de Europa, y a veces también en las malas, han irrumpido desde entonces con más ímpetus que nunca las noticias fantasmales de la América Latina, esa patria inmensa de hombres alucinados y mujeres históricas, cuya terquedad sin fin se confunde con la leyenda. No hemos tenido un instante de sosiego.

Un presidente prometeico atrincherado en su palacio en llamas murió peleando solo contra todo un ejército, y dos desastres aéreos sospechosos y nunca esclarecidos segaron la vida de otro de corazón generoso, y la de un militar demócrata que había restaurado la dignidad de su pueblo.

En este lapso ha habido 5 guerras y 17 golpes de estado, y surgió un dictador luciferino que en el nombre de Dios lleva a cabo el primer etnocidio de América Latina en nuestro tiempo. Mientras tanto 20 millones de niños latinoamericanos morían antes de cumplir dos años, que son más de cuantos han nacido en Europa occidental desde 1970. Los desaparecidos por motivos de la represión son casi los 120 mil, que es como si hoy no se supiera dónde están todos los habitantes de la ciudad de Upsala. Numerosas mujeres arrestadas encintas dieron a luz en cárceles argentinas, pero aún se ignora el paradero y la identidad de sus hijos, que fueron dados en adopción clandestina o internados en orfanatos por las autoridades militares.

Por no querer que las cosas siguieran así han muerto cerca de 200 mil mujeres y hombres en todo el continente, y más de 100 mil perecieron en tres pequeños y voluntariosos países de la América Central, Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Si esto fuera en los Estados Unidos, la cifra proporcional sería de un millón 600 mil muertes violentas en cuatro años.

De Chile, país de tradiciones hospitalarias, ha huido un millón de personas: el 10 por ciento de su población. El Uruguay, una nación minúscula de dos y medio millones de habitantes que se consideraba como el país más civilizado del continente, ha perdido en el destierro a uno de cada cinco ciudadanos. La guerra civil en El Salvador ha causado desde 1979 casi un refugiado cada 20 minutos. El país que se pudiera hacer con todos los exiliados y emigrados forzosos de América Latina, tendría una población más numerosa que Noruega.

Me atrevo a pensar que es esta realidad descomunal, y no sólo su expresión literaria, la que este año ha merecido la atención de la Academia Sueca de las Letras. Una realidad que no es la del papel, sino que vive con nosotros y determina cada instante de nuestras incontables muertes cotidianas, y que sustenta un manantial de creación insaciable, pleno de desdicha y de belleza, del cual éste colombiano errante y nostálgico no es más que una cifra más señalada por la suerte.

Poetas y mendigos, músicos y profetas, guerreros y malandrines, todas las criaturas de aquella realidad desaforada hemos tenido que pedirle muy poco a la imaginación, porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Este es, amigos, el nudo de nuestra soledad.

Pues si estas dificultades nos entorpecen a nosotros, que somos de su esencia, no es difícil entender que los talentos racionales de este lado del mundo, extasiados en la contemplación de sus propias culturas, se hayan quedado sin un método válido para interpretarnos. Es comprensible que insistan en medirnos con la misma vara con que se miden a sí mismos, sin recordar que los estragos de la vida no son iguales para todos, y que la búsqueda de la identidad propia es tan ardua y sangrienta para nosotros como lo fue para ellos.

La interpretación de nuestra realidad con esquemas ajenos sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios. Tal vez la Europa venerable sería más comprensiva si tratara de vernos en su propio pasado. Si recordara que Londres necesitó 300 años para construir su primera muralla y otros 300 para tener un obispo; que Roma se debatió en las tinieblas de incertidumbre durante 20 siglos antes de que un rey etrusco la implantara en la historia, y que aún en el siglo XVI los pacíficos suizos de hoy, que nos deleitan con sus quesos mansos y sus relojes impávidos, ensangrentaron a Europa con soldados de fortuna. Aún en el apogeo del Renacimiento, 12 mil lansquenetes a sueldo de los ejércitos imperiales saquearon y devastaron a Roma, y pasaron a cuchillo a ocho mil de sus habitantes.

No pretendo encarnar las ilusiones de Tonio Kröger, cuyos sueños de unión entre un norte casto y un sur apasionado exaltaban Thomas Mann hace 53 años en este lugar. Pero creo que los europeos de espíritu clarificador, los que luchan también aquí por una patria grande más humana y más justa, podrían ayudarnos mejor si revisaran a fondo su manera de vernos. La solidaridad con nuestros sueños no nos haría sentir menos solos, mientras no se concrete con actos de respaldo legítimo a los pueblos que asuman la ilusión de tener una vida propia en el reparto del mundo.

América Latina no quiere ni tiene por qué ser un alfil sin albedrío, ni tiene nada de quimérico que sus designios de independencia y originalidad se conviertan en una aspiración occidental.

No obstante, los progresos de la navegación que han reducido tantas distancias entre nuestras Américas y Europa, parecen haber aumentado en cambio nuestra distancia cultural. ¿Por qué la originalidad que se nos admite sin reservas en la literatura se nos niega con toda clase de suspicacias en nuestras tentativas tan difíciles de cambio social? ¿Por qué pensar que la justicia social que los europeos de avanzada tratan de imponer en sus países no puede ser también un objetivo latinoamericano con métodos distintos en condiciones diferentes?


No: la violencia y el dolor desmesurados de nuestra historia son el resultado de injusticias seculares y amarguras sin cuento, y no una confabulación urdida a tres mil leguas de nuestra casa. Pero muchos dirigentes y pensadores europeos lo han creído, con el infantilismo de los abuelos que olvidaron las locuras fructíferas de su juventud, como si no fuera posible otro destino que vivir a merced de los dos grandes dueños del mundo. Este es, amigos, el tamaño de nuestra soledad.

Sin embargo, frente a la opresión, el saqueo y el abandono, nuestra respuesta es la vida. Ni los diluvios ni las pestes, ni las hambrunas ni los cataclismos, ni siquiera las guerras eternas a través de los siglos y los siglos han conseguido reducir la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte. Una ventaja que aumenta y se acelera: cada año hay 74 millones más de nacimientos que de defunciones, una cantidad de vivos nuevos como para aumentar siete veces cada año la población de Nueva York. La mayoría de ellos nacen en los países con menos recursos, y entre éstos, por supuesto, los de América Latina.

En cambio, los países más prósperos han logrado acumular suficiente poder de destrucción como para aniquilar cien veces no sólo a todos los seres humanos que han existido hasta hoy, sino la totalidad de los seres vivos que han pasado por este planeta de infortunios.

Un día como el de hoy, mi maestro William Faulkner dijo en este lugar: «Me niego a admitir el fin del hombre». No me sentiría digno de ocupar este sitio que fue suyo si no tuviera la conciencia plena de que por primera vez desde los orígenes de la humanidad, el desastre colosal que él se negaba a admitir hace 32 años es ahora nada más que una simple posibilidad científica.

Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra.

Agradezco a la Academia de Letras de Suecia el que me haya distinguido con un premio que me coloca junto a muchos de quienes orientaron y enriquecieron mis años de lector y de cotidiano celebrante de ese delirio sin apelación que es el oficio de escribir. Sus nombres y sus obras se me presentan hoy como sombras tutelares, pero también como el compromiso, a menudo agobiante, que se adquiere con este honor.

Un duro honor que en ellos me pareció de simple justicia, pero que en mí entiendo como una más de esas lecciones con las que suele sorprendernos el destino, y que hacen más evidente nuestra condición de juguetes de un azar indescifrable, cuya única y desoladora recompensa, suelen ser, la mayoría de las veces, la incomprensión y el olvido.

Es por ello apenas natural que me interrogara, allá en ese trasfondo secreto en donde solemos trasegar con las verdades más esenciales que conforman nuestra identidad, cuál ha sido el sustento constante de mi obra, qué pudo haber llamado la atención de una manera tan comprometedora a este tribunal de árbitros tan severos.

Confieso sin falsas modestias que no me ha sido fácil encontrar la razón, pero quiero creer que ha sido la misma que yo hubiera deseado. Quiero creer, amigos, que este es, una vez más, un homenaje que se rinde a la poesía. A la poesía por cuya virtud el inventario abrumador de las naves que numeró en su Ilíada el viejo Homero está visitado por un viento que las empuja a navegar con su presteza intemporal y alucinada. La poesía que sostiene, en el delgado andamiaje de los tercetos del Dante, toda la fábrica densa y colosal de la Edad Media.

La poesía que con tan milagrosa totalidad rescata a nuestra América en las Alturas de Machu Pichu de Pablo Neruda el grande, el más grande, y donde destilan su tristeza milenaria nuestros mejores sueños sin salida. La poesía, en fin, esa energía secreta de la vida cotidiana, que cuece los garbanzos en la cocina, y contagia el amor y repite las imágenes en los espejos.

En cada línea que escribo trato siempre, con mayor o menor fortuna, de invocar los espíritus esquivos de la poesía, y trato de dejar en cada palabra el testimonio de mi devoción por sus virtudes de adivinación, y por su permanente victoria contra los sordos poderes de la muerte. El premio que acabo de recibir lo entiendo, con toda humildad, como la consoladora revelación de que mi intento no ha sido en vano. Por eso  invito a todos ustedes a brindar por lo que un gran poeta de nuestras Américas, Luis Cardoza y Aragón, ha definido como la única prueba concreta de la existencia del hombre: la poesía.

Muchas gracias.


¿Qué tal, López?


¿Qué tal, López?
No recuerdo qué día era cuando conocí, por accidente, y muy estrepitoso, por cierto, a un peculiar muchacho en  la vía Transítsmica. Solo recuerdo que era un día muy lluvioso, de esos que no faltan en Panamá cuando estamos en esa temporada, pero que en los últimos años, debido al calentamiento global, cae más agua de lo normal y en menos tiempo.
La calle estaba que parecía un río, y yo esperaba un metro bus en la parada de la Universidad de Panamá. Todo ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. El joven, en mención, bajaba en ese momento del bus, con tan mala suerte que se resbaló, y como yo me encontraba justo al frente de la puerta, el muchacho cayó casi encima de mí, pero con la rapidez de la caída, fue poco lo que pude hacer para que no se golpeara.
Había mucha gente allí que esperaba bus, pero nadie se ofreció a ayudar al pobre muchacho, que para completar, estaba mojado de pies a cabeza.
“Pobre chico”, me dije, y pensé rápido. Le tendí mi mano para ayudarlo a levantar, pero lanzó un quejido. Entonces me di cuenta de que se había golpeado muy fuerte el brazo derecho. Lo conduje hasta una banca de la entrada para que se sentara e intentara calmarse un poco.
“Mi nombre es Laura,  y soy educadora en un colegio de San Miguelito”, le dije. “Mi nombre es Luis Antonio López, y estudio en el Instituto América. Gracias por ayudarme, la verdad es que me siento muy mal. Me duele mucho el brazo. Creo que me lo he fracturado”.
_Bueno, si te parece bien, te puedo llevar al Seguro Social, ya que estamos cerca, y luego te pones en contacto con tus padres para que vengan a encargarse de ti.
“Está bien. Estoy muy agradecido con su ayuda. No tengo cómo pagarle”. “No te preocupes, me pongo en tu lugar porque también tengo hijos y sé lo que se siente”.
Nos dirigimos caminando al Seguro Social, y en el trayecto me contó que iba al Paraninfo a una conferencia del cambio climático, porque estaba en su último año de bachillerato, y pensaba entrar en la carrera de Ciencias Ambientales. Se le veía muy preocupado por todo el desastre ambiental que ocurría en el país.
Llegamos al Seguro, y como es costumbre, lo atendieron a las mil y quinientas, lo cual dio oportunidad para que llegaran sus padres. Esperé un rato a ver cómo evolucionaba. Luego su madre me indicó que podía pasar a despedirme, no sin antes darme las gracias por socorrer a su hijo. “¿Qué tal, López? ¿Te sientes mejor”? _”Sí,  señora Laura, me siento mejor, pero lo que más me duele es que me perdí la conferencia. Ni modo. Antes de irse anote mi celular, para que cuando esté mejor. La pueda llamar”.
Han pasado varios años y he recibido varias llamadas de Luis y de sus avances en sus estudios de Ingeniería Ambiental. ¿Qué tal, López?, le pregunto. Me dice que va muy bien, que lleva buenos créditos, y que pronto será un ingeniero.
Este año le ha correspondido realizar un estudio de las especies que habitan en el Valle de Antón, específicamente en el área donde está la montaña conocida como la india dormida.
Comenzó en el mes de junio, época de mucha lluvia en el sector; por lo tanto, hay bastante vegetación y de hecho muchas especies de animales, como reptiles, aves, mariposas, además de la flora existente en el área.
Cuál sería su sorpresa, ya que al llegar la semana pasada al lugar de su estudio ambiental, el cerro había sido cubierto, en la parte de los senos de la india, por un enorme plástico de color rosado. Este era inmenso, abarcaba una gran parte de terreno, y con ello todo  el hábitat de las especies y planta que López estaba estudiando. Luis se puso furioso, ya que su proyecto se vería afectado por ese plástico colocado encima del cerro. ¡Faltaba más!
Me llamó enseguida y me contó todo. ¿Qué tal, López? “Aquí furioso por el plástico que han colocado en el cerro. Disque para hacer campaña contra el cáncer de mama en las mujeres de áreas apartadas, cuando pudieron  gastar ese dinero en aparatos y giras médicas a las comunidades. Ahora es doble pérdida. Primero, perdí mucha información de mis estudios y muchos animales y plantas se afectaron. Pero, como la naturaleza es sabia y aquí el clima es impredecible, fíjese que han soplado unos vientos tan fuertes que la lona se ha roto y pronto tendremos a  nuestra bella india dormida, como Dios la trajo al mundo, y como siempre ha estado, completamente desnuda”.
¿Qué tal, López? ¿Cómo está todo? “Bueno, todo va muy bien. Hubo tanta presión en las redes sociales con eso del plástico de la India Dormida, que tuvieron que retirar los pedazos que sobrevivieron a los fuertes vientos, y buscar otras formas de campaña para concienciar a la población.
“Hasta luego, López”. Cuídate.  “Hasta luego, señora Laura”.
“La naturaleza es sabia, y el daño que le hacemos nos lo cobrará con creces”

Cecilia Agudo Rodríguez. Cédula: 9-123-707

 Seminario taller Escriba y publique su libro. Octubre de 2016

Desaparecerán los autores nacionales?






                   ¿ Desaparecerán los autores nacionales?


“Soy profesora de Español y he firmado un contrato con una editorial extranjera para que
redacte un libro de texto para educación primeria. Me ofrecen sólo el 10% de las ganancias
del libro, de acuerdo con las ventas en el año.
Una de las cláusulas del contrato es que por 5 años, la editorial obtiene todos los beneficios
de la obra. Es la obra mi nombre aparece como “especialista responsable del área de
español” y no como autora de la publicación. Ellos dicen que imprimen 3,000 ejemplaras.
No tenemos ningún respaldo de las autoridades educativas para que se nos haga justicia”-

Los reclamos a los libros educativos
Las anteriores declaraciones corresponden a una de las autoras nacionales de libros de
texto, hoy por hoy inmersos en una polémica que intenta regular uno de los recursos
didácticos por excelencia en el sistema educativo panameño: los libros educativos.
Todos los años la polémica se repite: los reclamos hacia los libros empleados en el sector
educativo son múltiples. Hay reclamos de los padres de familia, quienes los consideran
muy caros, con mínima posibilidad de ser usados por varios años por otros miembros de la
familia; hay reclamos por los educadores y especialistas, quienes los consideran escritos
con vocabulario y enfoques extranjerizantes; también hay críticas por parte de las
agrupaciones de autores nacionales, quienes aducen que logran venderse en condiciones
que riñen con la ética, también plantean que son escritos por profesionales con escasa
experiencia profesional y adicionalmente los beneficios económicos que reciben los autores
son irrisorios.
Los gremios profesionales de la educación, por su parte, manifiestan su respaldo a la
propuesta del Círculo de Autores Panameños de Obras Didácticas (CAPOD), que trabaja en
la aprobación de una nueva ley que regule el uso de los textos escolares, y que,
recientemente, fue aprobada en primer debate.

El problema de los textos escolares es significativo: se trata de un negocio millonario, por
los miles de estudiantes de los diferentes niveles del sector educativo; a cada estudiante se
le solicitan como promedio 5 a 7 libros de texto, además de otros libros complementarios
tales como diccionarios, atlas, novelas, cuentos, antologías, leyes. Un cálculo conservador
para un estudiante de la escuela primaria indica que un padre de familia debe gastar cada
año por cada hijo, un promedio de B/. 50.00 a B/. 75.00 si se trata de escuelas públicas; si
se trata de escuelas particulares la cifra oscila entre los B/. 150.00 a B/. 550.00 por
estudiante tanto para el nivel de primaria, como de secundaria.

Este año, los debates no se hicieron esperar y ha surgido de nuevo la polémica entre
quienes aseguran que el autor nacional requiere respaldo para su producción y otro sector
que aduce que por efectos de la globalización, los libros educativos deben mostrar la
amplitud del mundo y pueden ser escritos por autores nacionales o extranjeros.
El Ministerio de Educación, por su parte, aduce no tener providencia legal para retirar de
los planteles educativos los libros que no hayan sido aprobados y la Ley 47 Orgánica de
Educación establece funciones de control y supervisión al Ministerio de Educación.

Los cargos más severos han sido dirigidos a la Editorial Santillana, a la que se le culpa de
editar libros complementarios con alto contenido extranjero, tanto en su vocabulario como
en sus imágenes. Además, se cuestionan sus agresivas prácticas de venta. La Editorial
Santillana, por su parte, se defiende en un comunicado al señalar que "no podemos limitar a
los niños y jóvenes el acceso a los libros por el hecho de tener autores extranjeros cuando
se enfrentan al cable y al internet, donde acceden a tanta información del mundo entero".
Según Nota del 8 de enero del 2002 dirigida a la Editorial Santillana y leída y publicada por
el periodista Juan Carlos Tapia (El Universal 19 de mayo de 2002), "los Textos para Leer
de 2°, 3°, 4°, 5° y 6° grado luego de la evaluación del Jurado Evaluador, la Dirección de
Currículo del Ministerio de Educación ha decidido posponer la aprobación de las obras
citadas, hasta tanto se hagan las correcciones señaladas".

Sin embargo, las obras -No aprobadas- tanto de la Editorial Santillana como de otras casas
editoriales se venden en las librerías de la localidad y lo que es más grave, se usan en los
centros educativos, lo que en la práctica significa una gran confusión en el sector educativo.
La responsabilidad de la evaluación de los libros de texto y materiales de lectura
complementaria son competencia directa del Ministerio de Educación a través de la
Dirección de Currículo y Tecnología Educativa. Al respecto su director, el profesor Oscar
Barahona, en entrevista reciente explica que no existe ninguna ley para prohibir que los
libros que no sean aprobados se retiren de la venta. No tenemos ninguna competencia legal
que nos autorice más allá de la evaluación de las obras, destaca Barahona.

Nosotros como Ministerio de Educación publicamos la lista de los libros aprobados, pero el
problema es del mercadeo ya que la decisión de comprar los libros de texto le corresponde
a los profesores y directores de cada plantel.
De acuerdo con un grupo de autores nacionales consultados sobre la responsabilidad del
Ministerio de Educación en cuanto a no permitir el uso de los libros que no han sido
aprobados, citaron como respuesta el artículo 292 de la Ley 47 Orgánica de Educación que
textualmente indica:
"Los libros de texto que sean seleccionados como oficiales responderán a las finalidades de
la educación panameña, a los contenidos de los programas de estudio y a la realidad
nacional. Esta medida se aplicará a las escuelas particulares".

El artículo 293 de la misma Ley 47 indica que el Ministerio de Educación establecerá
controles que garanticen la continuidad de aquellos libros de texto cuyos buenos resultados
así lo determinen, con el fin de evitar la diversidad de textos para un mismo grado o año y
su frecuente cambio.

¿Qué espera el Ministerio de Educación para actuar y evitar que circulen tantos libros
ajenos a la educación nacional?, se preguntan los autores nacionales y los dueños de
librerías. "Si no logramos respaldo, van a desaparecer hasta las librerías", indican con
muestras de evidente preocupación los dueños de librerías.

Datos provenientes de la Contraloría General de la República indican que las importaciones
de libros y materiales educativos son millonarias y Panamá se coloca así en uno de los
países con más alto nivel de importación de libros en la región. Por ejemplo, en la categoría
correspondiente a libro, folletos e impresos, la importación (peso en kilos), asciende a
381,127 de materiales provenientes de 124,145 de Estados Unidos; 98,579 de España y
54,414 de Colombia.

Otra categoría de importancia indica que en materia de diccionarios y enciclopedias, la
importación (peso en kilos ), asciende a 89,800; las importaciones provienen de Colombia
con 31,422 materiales; Estados Unidos con 21,197 y España con 13,234 materiales.
Datos provenientes de la Agencia Panameña del ISBN, entidad encargada del registro de la
producción nacional, revelan que para 1997 se registraron 77 libros; 237 libros para 1998;
304 libros en 1999; para el año 2000: 357 y 431 libros registrados en el año 2001.

La sección de evaluación de libros de texto del Ministerio de Educación, por su parte,
reportó que para el año 2001 se sometieron a evaluación 195 libros tanto de autores
nacionales como extranjeros, de los cuales se rechazaron 84 obras.
Cabe destacar que existe una gran cantidad de libros nacionales que no se registran en la
Biblioteca Nacional y tampoco son sometidos a evaluación, por lo que las cifras son un sub
registro que brinda una idea aproximada a la situación.
Las editoriales ofrecen a los directores de los planteles educativos, comprarles
equipo, pintar aulas y dependencias administrativas a cambio de recomendar a un
determinado autor de su casa editorial.
Se promueven cenas bailables en restaurantes de la localidad. Se invitan a los
docentes a quienes se les obsequia el libro. La editorial asume todos los costos de la
actividad.
Los libros se venden de forma directa a precios más bajos que en las librerías, por
promotores de venta de las casas editoriales. A los planteles educativos llegan
carros de las casas editoriales. ¿Se trata de una política para perjudicar a las librerías
y recuperar más rápido su inversión?
Se realizan "campañas para la promoción de la lectura y círculos de lectura y
concursos relacionados con la educación" con la finalidad encubierta de vender sus
libros a los participantes. Las reuniones son en horario de clases y tienen el aval de
las autoridades educativas.
Algunas casas editoriales obsequian anualmente colecciones completas de sus
publicaciones al Ministerio de Educación, como una forma de ingresar sus libros a
las bibliotecas escolares y ganar notoriedad ante las autoridades y en la opinión
pública.
En períodos de vacaciones y en jornadas de capacitación de los docentes, ante la
mirada complaciente de los supervisores, los promotores de las casas editoriales
asisten a dichas actividades-exclusivas para docentes- y regalan libros y materiales
educativos de su casa editorial.
Los libros se alquilan anualmente a los estudiantes en paquetes que sólo se venden
en los propios planteles. Un libro alquilado por varios años, permite obtener
mayores beneficios que un libro que se compra una sola vez. Los libros se guardan
en espacios personales -alquilados- en las escuelas, como forma de protegerlos. Se
les limita así repasar las lecciones en casa.
Los libros son vendidos exclusivamente en los colegios privados, con lo que el
margen de ganancia de cada plantel educativo es mayor. Cada editorial negocia con
la dirección del plantel y los libros se venden exclusivamente en los centros
educativos.
Los costos de los libros de las editoriales extranjeras son mayores que los de la
mayoría de los autores nacionales pese a que se imprimen en el extranjero en
grandes cantidades. El libro se vende masivamente desde México a Chile. Son
tirajes millonarios. No hay proporción entre las ganancias para cada empresa
editorial y el 10% ofrecido a los autores por su trabajo intelectual.

Sin duda, una de las mayores arbitrariedades académicas lo representa, desde que se expidiera el Decreto No. 85 de 3 de abril de 1985, el enfoque y disposiciones de algunos artículos del Decreto vigente en materia de textos y obras complementarias que dice lo siguiente:
 
 Artículo primero:  Los libros y obras complementarias o de consulta que hayan sido revisados y aprobados por la Dirección Nacional de Currículo y Tecnología Educativa, hace cinco años o más, los(as) autores(as) deben someterlas a una nueva evalución y actualización.

Artículo segundo: La evaluación y actualización de los libros y obras complementarias o de consulta deben procurar lo siguiente:
-          Coregir los errores de contenido y forma que se hayan detectado en edición anteriores, después de su impresión.
-          Sustituir la información obsoleta por datos reales y actualizados
-          Modernizar  las metodologías didácticas empleadas en ediciones anteriores.
-          Incluir contenidos de actualidad.
Artículo tercero: La Dirección Nacional de Curr´ciulo y Tecnología Educativa procederá a retirar del Resuelto contentivo de la Lista Oficial de Libros y Obras Complementarias o de Consulta, correspondiente al año 2008, todas las obras didácticas aprobadas hasta el 2003, que no hayn cumplido con lo establecido en los artículos anteriores.

FUENTE:  Ministerio de Educación. 18 de diciembre de 2008.
Resuelto No 3294.


     Salvador Rodríguez                                                 Mirna V. de Crespo
 Ministro de Educación:                                                   Viceministra


Ver artículos de Ileana Gólcher sobre este tema:
El libro de texto como elemento de apoyo al desarrollo curricular, La República 24
de julio de 1988
El libro de texto y su evolución histórica. El Dominical. 31 de julio de 1988
Dimensión educativa de los textos escolares. El Dominical 2 de octubre de 1988
La industria editorial en América Latina: logros y perspectivas. La Prensa 26 de
agosto de 1991.
Lista de textos aprobados. La Prensa 31 de enero de 1992.
28 valores cívicos en textos escolares para niños. La Prensa. 2 de marzo de 1992.
Autores nacionales: Nuestros libros, buenos y nuestros. La Prensa. 23 de abril de
1999
El vía crucis del autor nacional. La Prensa. La Prensa. 23 de septiembre de 1999.
Verdades y mentiras de los libros nacionales. La Prensa. 10 de agosto de 2000
Currículum y libros de texto: relación armónica: La Prensa. Suplemento Ranking
universitario. 21 de julio de 2003
Hay fotocopiadoras en lugar de librerías. El Panamá América, 21 de noviembre de
2004.
El oficio de la escritura. La Estrella de Panamá, 1 de enero de 2006.
Venta de textos se presta para actos deshonestos. El Panamá América, 25 de
mayo de 2008
Libros de textos en la mira. La Prensa 1 de julio de 2010.